¡Ojo! Tu peso corporal puede ser una información útil para prevenir eventos cardiovasculares

Por:

Especial Mi Voz
09/01/2019

Se identificó un incremento de 34 por ciento de probabilidad de insuficiencia cardiaca por cada incremento del 5 puntos en el IMC.

El peso de tu juventud o de hace 20 o 40 años atrás podría ser información útil al momento de predecir riesgo de sufrir insuficiencia cardiaca, ataques cardiacos o accidentes cerebrovasculares.

Esta conclusión fue descrita en una investigación de Johns Hopkins Medicine, publicada en el Journal of the American Heart Association, que analizó la información de más de 6.000 personas.

La investigación se realizó con datos previamente recolectados sobre 6.437 participantes en el Estudio Multiétnico de Aterosclerosis (MESA) reclutados entre los años 2000 y 2002, cuando tenían de 45 a 84 años. Los participantes fueron seguidos durante 13 años, en promedio, y cada uno contestó a una encuesta que les pedía informar su peso a las edades de 20 y de 40 años. 


Todos los datos de peso se convirtieron a Índices de Masa Corporal (IMC) dividiendo el peso por la talla elevada al cuadrado. Un IMC inferior a 25 se consideró normal, entre 25 y 30 se consideró sobrepeso (o preobesidad) y 30 o superior se consideró obesidad.

Al final de la última visita de todos los participantes, 290 personas habían presentado insuficiencia cardiaca, y 828 presentaron eventos indicativos de enfermedad cardiovascular, como ataques cardiacos, accidentes cerebrovasculares o la muerte.

Las mediciones de peso registradas durante el período de estudio de 13 años se relacionaron con el riesgo futuro de insuficiencia cardiaca. 

Los resultados

Se identificó un incremento de 34 por ciento de probabilidad de insuficiencia cardiaca por cada incremento del 5 puntos en el IMC, después de tener en cuenta otros factores de riesgo conocidos de enfermedad cardiaca, como la edad, el tabaquismo, la actividad física, la presión arterial y la diabetes. 

El equipo de investigadores descubrió también que tener antecedentes de obesidad a la edad de 20 años se asoció a un riesgo de más del triple de insuficiencia cardiaca y el tener antecedentes de obesidad a los 40 años duplicó ese riesgo en comparación con aquellas personas que tenían un IMC normal a esas mismas edades.