Crimen de Teno: Los autores tienen 18 y 21 años

Por:

Equipo El aMaule
21/02/2013

Los autores podrían obtener penas que comiencen en diez años y un día de cárcel. La familia de la víctima José González Quiroga insiste en que el móvil del crimen no sería por robo.

Las evidencias recogidas por la Fiscalía y la Brigada de Homicidios de la PDI han permitido establecer que la víctima fue asesinada entre las 05 y las 05:20 horas del pasado domingo en un sitio eriazo de Teno luego de haber compartido con los autores al interior de una discoteca.

Nicolás Eugenio Díaz Rodríguez de 18 años y su amigo Luis Antonio Marín Torres de 21, ambos sin antecedentes penales, salieron junto a José González Quiroga desde el recinto público y caminaron por cerca de 800 metros hasta llegar al sitio exacto en donde por medio de golpes de pies y puños le quitaron la vida.

Junto a las declaraciones prestadas por los propios imputados ya confesos del crimen se pudo incautar las imágenes captadas por una cámara de seguridad de un local comercial vecino, las que fueron exhibidas por la Fiscalía en la audiencia de formalización y que dan cuenta que las tres personas transitan por la calle y que incluso uno de los autores en un momento abraza a al víctima con el fin de evitar que ésta se caiga debido a su estado de intemperancia. La versión de testigos directos da cuenta que es al interior de la disco en donde José González le propone a los jóvenes mantener relaciones sexuales con él por la pago de 50 mil pesos y un viaje a la playa.

“Como se señaló en la audiencia que lo llevaron hasta un sitio eriazo ubicado alrededor de 10 cuadras de la disco con una oferta de contacto sexual, lo que ya está acreditado no ha partir de la declaración de los imputados sino que de testigos presenciales del momento en que los dos imputados abandonan la disco alrededor de las cuatro cuarenta del día 17. Y ese engaño consistió en eso en el sentido que iba realmente existir un contacto de tipo sexual, cuando en realidad la única intensión era robar a la víctima las pertenencias que tenía en ese momento”, afirmó el fiscal cargo de la investigación y formalización Miguel Orellana.

Las evidencias recopiladas hasta hoy dan cuenta de la existencia de un delito de robo con intimidación ya que no existía otro afán de los autores que sustraer especies y es por ese ilícito que ambos fueron formalizados, solicitando la fiscalía la medida cautelar de prisión preventiva por ser considerados un peligro para la seguridad de la sociedad.

Tras escuchar los argumentos y sin existir oposición por parte de la defensa, el Tribunal dispuso la prisión para ambos resolviendo además un plazo de investigación de noventa días.

Los autores podrían obtener penas que comiencen en diez años y un día de cárcel.