Según estudio es el hombre el que hereda el gen de la obesidad a los niños

Por:

Especial Mi Voz
09/10/2018

La investigación ha señalado que es la madre la que aporta la grasa buena, mientras que el padre la grasa peligrosa que contribuye a la obesidad y enfermedades relacionadas.

No muy contentos podrían estar los padres del mundo a causa del estudio publicado en Nature Communications que señala que los seres humanos heredan la grasa peligrosa del padre y la buena de las madres.

Los investigadores a cargo del estudio fueron  Jan – Wilhelm Kornfeld, de la Universidad del Sur de Dinamarca, Elena Schmidt, del Instituto Max Planck de Investigación del Metabolismo de Colona en Alemania; y el investigador Martin Bilban, de la Universidad de Medicina de Viena en Australia.

Según el estudio, el gen H19 tiene un efecto protector único que actúa contra el desarrollo del sobrepeso y podría afectar en la aparición de enfermedades como la diabetes, sobrepeso y enfermedades cardiovasculares y se hereda únicamente del padreo o de la madre.

Para comprender mejor, el matabolismo del ser humano tiene dos tipos de tejidos grasos. El primero es un tejido adiposo blanco que almacena calorías extra; mientras que el marrón o pardo, es una grasa que es considerada buena porque quema energía para generar calor.

La investigación muestra que los genes derivados del padre contribuyen al desarrollo de tejido graso blanco, conocido también como grasa mala. Este tipo de grasa se encuentra en su mayoría en el estómago, muslos, la zona baja de la espalda e influye en enfermedades metabólicas.

Por otra parte los genes maternos, favorecen el desarrollo del tejido graso marrón o grasa buena, el cual se caracteriza por tener un efecto protector contra la obesidad. La ciencia se está concentrando precisamente en estudiar el tejido adiposo, en específico la grasa parda, ya que esto puede ayudar a luchar contra las enfermedades causadas por la obesidad.

Este descubrimiento pionero podría contribuir a los estudios futuros sobre la obesidad y así poder desarrollar nuevos y mejores tratamientos que combatan las enfermedades relacionadas a ésta.